Mes: enero 2021

La emoción como fuente de comprensión moral en la conservación

Chelsea Batavia, Michael Paul Nelson, Jeremy T. Bruskotter, Megan S. Jones, Esty Yanco, Daniel Ramp, Marc Bekoff, Arian D. Wallach
Department of Forest Ecosystems and Society, Oregon State University

Los recientes debates sobre el significado y las implicaciones de la “conservación compasiva” sugieren que algunos conservacionistas se sienten incómodos con la emoción, despreciándola como una base falsa y engañosa para el juicio moral y la toma de decisiones. Estas nociones surgen de una antigua convención sociocultural de género en la que la razón se considera separada y superior a la emoción. Discutimos la herencia intelectual y el legado de este pensamiento dualista y jerárquico, señalando que no es ni científicamente defendible ni moralmente tratable.
Desarrollamos nuestra comprensión de la compasión como una experiencia de interdependencia y una virtud fundamental para la conservación. En estas capacidades, la compasión ilumina las responsabilidades de los conservacionistas hacia los seres individuales, mejorando las creencias establecidas y ampliamente aceptadas de que los conservacionistas tienen el deber de proteger las poblaciones, las especies y los ecosistemas (es decir, la biodiversidad).

La emoción en general, y la compasión en particular, deben ser afirmadas y abrazadas por los conservacionistas por las ideas novedosas y esenciales que contribuyen a la ética de la conservación.

En resumen corto, los conservacionistas deben aceptar que las emociones como la compasión proporcionan percepciones que pueden ayudarles a entender y navegar sus vidas morales.

REFERENCIA

DOI: https://doi.org/10.1111/cobi.13689

Historia de un puente mono en Limones

En los bosques riberinos de la Quebrada Macho, en la comunidad de Limones en la Península de Burica, existe una tropa de más de 50 monos aulladores. Ellos ocupan casi todos los pequeños bosques que quedan hasta el borde la playa. Una carretera pasa en medio de este ir y venir de los monos entre los bosques de tierra adentro a los parches de bosques costeros.
Esta situación existe hace mucho tiempo y esa la razón que hace un par de años a Don Cirilo Lezcano, le dió no sólo por custodiar los bosques costeros, sino que también  le hizo un puente a los monos para que pasaran más seguros la carretera. Él fue testigo que algunos monos murieron atropellados cuando intentaron cruzar la vía.

Luego que el puente funcionó un par de años, la compañía de distribución eléctrica de la zona, desmontó el puente para colocar un tendido eléctrico, pero nunca lo volvieron a reinstalar. Así estuvo un tiempo desmontado hasta que Proyecto Primates Panamá y los miembros de Granito de Conservación y estudiantes de labor social de la universidad llegaron a la zona y reinstalaron nuevamente el puente. Al año siguiente con el desarrollo de una nueva carretera y un nuevo puente se volvió a desmontar nuevamente el puente mono. Luego que la carretera fue renovada se instaló un nuevo puente, como parte los compromisos ambientales de la empresa en el EIA, pero no fue bien instalado y estaba peligrosamente muy bajo para un tránsito seguro de los monos y de los autos más altos. En esta ocasión el Colegio Secundario de Punta Burica,  donó el material para hacer un puente más confiable, colocándole bases de metal. Este trabajo fue realizado entre el Sr. Cirilo Lezcano y el Profesor Joaquín Atencio.
Luego de poco más de un año de uso, el árbol soporte de una sección del puente colapsó y destruyó el puente a mediados del año 2020. Finalmente el día 8 de enero de 2021, con fondos proveídos por Petroterminal de Panamá, nuevamente se ha levantado el puente mono de la Quebrada Macho para que siga rindiendo los beneficios de protección de los primates de la zona, que pueden pasar de manera segura esta carretera.
Proyecto Primates Panamá le da las gracias a todos los que de una u otra forma han colaborado para que este puente siga en pie.
Puente Mono instalado por don Cirilo Lezcano y su hijo del mismo nombre el 8 de enero de 2021. Foto: Cirilo Lezcano Jr.

Arte para una nueva cultura ambiental – Entrevista a la Dra. Laura Patiño

Mona aulladora de Mariato en Azuero occidental , Panamá. Nombre el arte: “Equilibrio en el bosque

Durante la primera semana de diciembre de 2020, la Dra. Laura Patiño visitó con su equipo de trabajo el sector occidental de la Península de Mariato. Uno de los objetivos de la gira era documentar con imágenes de esta zona la colección multimedia de Proyecto Primates Panamá.
La Dra. Patiño, no sólo es química, si no que ahora dedica una buena parte de su tiempo a temas ambientales, especialmente temas de conservación de biodiversidad. Los primates son uno de sus especies favoritas para fotografiar y pintar. Uno de los productos de esta gira es el dibujo de una mona aulladora.


Entrevista con la Dra. Laura Patiño, Directora Ejecutiva de Proyecto Primates Panamá.

Dra. Laura Patiño, compartiendo una jornada de Educación Ambiental con niños de Bella Vista, Chiriquí.

P. ¿Qué técnica usó para este arte de la mona aulladora de Azuero?

LP. Lápiz al carbón y a colores.

P. ¿Tiene un nombre la personaje de este arte? ¿o el arte tiene un nombre?

LP. Uhmmm…esa está difícil de responder….. “Equilibrio en el bosque”, puede ser.

P. ¿Qué le inspiró a dibujarla?

LP. Decidí dibujarla porque me llamó la atención lo estilizado de su silueta y como se combina con el paisaje que la rodea.

P. ¿Qué mensaje está enviendo con este arte?

LP. Que a través del arte también se puede hacer educación ambiental para la conservación.

P. ¿Tiene algún público meta?

LP. Específicamente no, es para todo aquel que se sienta identificado, ya sea con los primates, con la técnica o ambos.

P. ¿A quiénes cree que impacta más con su arte?

LP. A quiénes aprecian la naturaleza.

P. Usted es química de profesión ¿Cómo conjuga su profesión con la educación ambiental y la conservación de biodiversidad?

LP. Mi profesión me llevó a estudiar la biodiversidad, luego a través de la vinculación con el proyecto pude comprender que cualquier persona, no importa su profesión, puede aportar a la conservación de la biodiversidad, siendo la educación ambiental una de las estrategias con las que se puede lograr un mayor impacto en la sociedad.

P. Inicia el Decenio de la Restauración de los Ecosistemas, qué proyectos visualiza realizar en los próximos años para ayudar en esta meta global?

LP. El inicio de este nuevo decenio 2021-2030 denominado por la ONU, el Decenio de la Restauración de los Ecosistemas, da continuidad al Decenio de la Conservación de la Biodiversidad, el cual acaba de finalizar, y nos señala la importancia de planear acciones para contrarrestar los procesos de degradación y pérdida de biodiversidad en los ecosistemas. Proyecto Primates ha realizado hasta la fecha algunos procesos vinculados a restauración ecológica y justamente ha presentado una propuesta de financiamiento para un macro proyecto a realizar en la Península de Burica, que incluye la restauración como uno de sus ejes principales. Además, continuaremos haciendo énfasis en las acciones que pueden desarrollarse bajo el marco de este nuevo decenio a través de nuestras herramientas de divulgación en redes sociales, página web y otras plataformas.

P. ¿Cuál es su papel en Proyecto Primates Panamá?

LP. Actualmente me desempeño como Directora Ejecutiva del proyecto, donde me ocupo de coordinar la logística de las actividades, mantener la comunicación abierta entre los colaboradores y apoyar en la elaboracion de propuestas o proyectos, así como la co-administración de algunas de las plataformas digitales del proyecto. Además soy la química del equipo, que lidero la sección de Proyecto Primates Panamá, denominada “Ecología Química”.


PERFIL
La Dra. Laura Patiño es una chiricana que es química orgánica, graduada de la Universidad de Buenos Aires, donde obtuvo su doctorado. Hizo maestría en Química en la Universidad de Costa Rica y es egresada de licenciatura en Química de la Universidad Autónoma de Chiriquí. Sus investigaciones se enfocan en la química de moléculas naturales de plantas y animales y bioprospección. En Proyecto Primates Panamá es Directora Ejecutiva y además lidera los estudios de Ecología Química, especialmente en monos aulladores.

Monos aulladores del Cañón del Río Cochea, Boquete-Dolega

Por alguna causa aún no conocida, los monos aulladores de las tierras altas, tienen tropas pequeñas en comparación con las tropas de aulladores de tierras bajas.

Las fotos mostradas en este post corresponden a miembros de una tropa pequeña de 3 machos, una hembra y una cría. La foto corresponde al sector del Cañón del Río Cochea, adyacente al residencial Los Molinos en el distrito de Boquete, Provincia de Chiriquí.




Note que los monos aulladores de las tierras altas, tienen un pelaje más denso que los de tierras bajas. Igualmente los grupos de monos aulladores de tierras altas son menos numerosos y las tropas son pequeñas en comparación con las tropas de las tierras bajas.

Los Monos Aulladores de Azuero

Del 9 al 11 de Diciembre de 2020 personal científico de Proyecto Primates Panamá estuvo de visita en la Península de Azuero, sector de Mariato de Veraguas. Un hermoso sector que todavía custodia algunas poblaciones de monos aulladores de Azuero, en un paisaje evidentemente fragmentado en mil parches de pequeños bosques, reductos de bosques de galerías, manglares y otras formaciones vegetales de la zona. Por suerte quedan parches más grandes de selvas como el propio Parque Nacional Cerro Hoya, La Reserva Forestal el Montuoso, La Reserva Forestal la Tronosa, la Reserva Forestal de Tonosí, los manglares del Golfo de Montijo, que hacen que estas mencionadas zonas se conviertan en zonas fuentes de tropas de monos aulladores para toda la Península de Azuero.
Se observa una aparentemente buena convivencia entre la especie y los humanos de la zona. Hay varias iniciativas de conservación de la naturaleza, incluyendo al menos una de conservación de monos aulladores. Sumado a lo anterior, existe ya una cultura más o menos fuerte por la conservación de tortugas y sus hábitat, lo que hace que Azuero occidental se convierta un laboratorio natural para la conservación de primates, la promoción de corredores biológicos y la conservación de los ecosistemas terrestres y los ecosistemas marino costeros, en un esfuerzo en conjunto de conservación a la escala de la Península de Azuero.
Ya se ve montado un escenario de turismo de playa, ecoturismo asociado a los sitios de anidamiento de tortugas, y otros parajes atractivos como lo es el propio manglar, los esteros, las cascadas y actividades propias de la región como la molienda, el ordeño, la elaboración de quesos entre otras actividades.
La ventana de un verdadero modelo sostenible de desarrollo está a medio abrir y cuando se abra del todo, es una oportunidad de oro para no sólo consolidar una mejor economía local, sino que la naturaleza está llamada a ser un eslabón clave de esas oportunidades para todos.
No se debe bajar la guardia en auspiciar o apoyar a los grupos locales y crear otros grupos locales, si no que debe haber una campaña de educación ambiental permanente que convierta a los actores en los mejores educadores ambientales de Azuero, capaces de forjar con el ejemplo una mejor perspectiva de conservación de la naturaleza desde el propio enfoque local.
Gracias a todos los actores que nos recibieron y que nos informaron sus actividades, planes y sueños. Ojalá cada buen plan termine mucho mejor de lo que se ha pensado. En buena hora le hemos conocido y seguiremos en contacto para trabajar muchas cosas buenas en común.
La hermandad de trabajo es la clave para ofrecer un producto de fino acabado en todos los sentidos. Invitamos a los panameños a conocer La EcoRuta de las Tortugas en Mariato. Participe y apoye. El país requiere que los que pueden empujen a los que quieren hacer gestión ambiental sostenible.
Foto: Mono Aullador de Azuero y un paisaje de muchos que se observan en los cuatros puntos cardinales de la ruta.
🐒🦉🦇🦋🐜🦂🐟🐆🐄🦝🦥🌳

Monos aulladores de Limones, Península de Burica

El día 2 de diciembre de 2020 vimos en la carretera de Limones, en el distrito de Barú, un grupo de monos aulladores lanzarse al suelo para cruzar la carretera para alcanzar un bosque adyacente al otro lado de dicha vía. Iban en busca de varias especies de plantas comestibles muy apetecibles para ellos.

Las fotos justo muestran el momento en que forrajeaban con gran voracidad algunas especies de plantas, entre ellas lianas (especie no identificada), macano (Diphysa americana) y árbol de pito (Erythrina berteroana).

Justo a 50 metros don Cirilo y su hijo terminaban de armar el armazón de hierro para el nuevo puente mono que será rehabilitado, ya que el anterior puente mono colapsó a mediados de 2020, debido a que el árbol principal que le servía de sostén se cayo estrepitosamente.

Don Cirilo y su hijo del mismo nombre instalan un puente mono en la Quebrada Macho, lugar donde viven casi 60 monos aulladores y que usaban el puente mono que colapsó en junio de 2020.

La vida de estas criaturas primates siguen corriendo peligro porque cruzan de imprevisto la carretera en una parte que no tiene un puente mono.

Los esfuerzos de conservación y de educación ambiental en las comunidades debe seguir para que todos comprendamos el valor de árbol o el valor de un bosque y que además se conozca el impacto que causan las actividades humanas cuando no se toman medidas de mitigación cuando hacen este tipo de carreteras, que segmentan los bosques en lugares con poblaciones de primates.

Los nuevos puentes están siendo financiados por Petroterminal de Panamá y esta siendo coordinada su construcción por Proyecto Primates. Don Cirilo Lezcano es el ejecutor en campo de la construcción de dichos puentes.

Todo sea por la conservación de la biodiversidad y por la educación ambiental que hay implícita en cada estructura que se construye para proteger la vida silvestre.

Translate »