Plan para crear una lista universal de especies

Patrick Greenfield / @pgreenfielduk / The Guardian 7 Jul 2020

Un sistema de clasificación único podría poner fin a siglos de desacuerdo y mejorar los esfuerzos mundiales para hacer frente a la pérdida de la biodiversidad.

El plan de crear la primera lista de especies universalmente reconocidas en la Tierra ha suscitado esperanzas de poner fin a siglos de desacuerdo y confusión sobre cómo clasificar la biblioteca mundial de la vida.

El plan de 10 puntos tiene como objetivo poner orden finalmente con una lista autorizada de las especies del mundo y un mecanismo de gobierno responsable de su calidad. Los investigadores esperan que una sola lista reconocida mejore los esfuerzos mundiales para hacer frente a la pérdida de biodiversidad, el comercio de especies silvestres en peligro de extinción, la bioseguridad y la conservación.

Con al menos 26 conceptos en competencia, los biólogos nunca han llegado a un acuerdo sobre lo que constituye una especie, la clasificación más básica de un organismo. Como resultado, las organizaciones de conservación, los gobiernos nacionales y los científicos suelen utilizar listas separadas de mamíferos, hongos y otros organismos con descripciones taxonómicas diferentes.

Por ejemplo, las pruebas científicas indican que el elefante africano podría ser de dos especies: el elefante de la selva y el elefante de la sabana. Sin embargo, las principales organizaciones de conservación, como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) sólo reconocen una.

“El público en general se identifica con estas entidades que llaman especies y piensa que son verdaderas unidades biológicas y naturales en lugar de ser una rebanada en el tiempo que es una construcción humana”, dijo el autor principal Stephen Garnett, profesor de conservación y sostenibilidad de la Universidad Charles Darwin de Australia.

Una definición ampliamente utilizada de una especie se centra en si un grupo de seres vivos puede intercambiar ADN creando descendencia viable. Pero en varios casos, las líneas entre las especies son borrosas, lo que causa desacuerdos entre los taxonomistas, los científicos que descubren, nombran y clasifican las especies.

Las nuevas técnicas, como el análisis genómico y las microtomografías computarizadas, también han llevado a los científicos a descubrir que los organismos que antes se consideraban una sola especie pueden, de hecho, ser varias, como ocurre ahora con los monos langures de bandas del sudeste asiático, las jirafas y los tiburones caminantes.

“Para probablemente el 90% de las especies, hay unidades naturales, no se cruzan y se comportan bien. Pero hay un 10% que están ocupados evolucionando y tenemos que tomar esta decisión sobre qué es la especie y qué no”, dijo Garnett.

“El público espera que la ciencia sea capaz de hacer eso. Y la ciencia no tiene un sistema para hacerlo de forma fiable”.

Los principios para la creación de una lista autorizada de las especies del mundo, publicados en la revista de acceso abierto “PLOS Biology”, incluyen un papel definido para los taxónomos junto con otros interesados, como los conservacionistas y los gobiernos.

Las listas de especies se basarían en la ciencia, separarían la gobernanza de la denominación de las especies de la gobernanza de la validación de las especies y serían totalmente rastreables, según las propuestas.

Mono aullador de la Península de Azuero (Panamá), Alouatta coibensis trabeata. Su reconocimiento como especie no está clara y no es aceptada de manera universal en los listados internacionales. Foto: Andrés Hernández S. (CC BY-NC-SA 2.0).

Aunque proyectos como el Catálogo de la Vida ya están trabajando en la creación de un índice mundial completo de especies, no ha sido adoptado universalmente por los taxónomos, los gobiernos o las organizaciones de conservación.

En la actualidad no existe una forma universalmente aceptada de resolver las controversias taxonómicas sobre las clasificaciones de las especies, lo que da lugar a listas de organismos que compiten entre sí. Los mamíferos y reptiles tienen varias, mientras que algunos grupos menos conocidos no tienen ninguna.

“Cuanta más gente tenga trabajando en un grupo, más listas tendrá”, explicó el profesor Frank Zachos, jefe de la colección de mamíferos del Museo de Historia Natural de Viena y coautor del plan.

“Habrá algunos invertebrados marinos de las profundidades del mar en los que difícilmente tendrás una sola lista completa. Por otro lado, en las aves tienes cuatro grandes.

“Una es utilizada por CITES [un organismo internacional que protege las plantas y la vida silvestre en peligro de extinción] y otra es utilizada por la UICN que hace las listas rojas [del estado de conservación de las especies de plantas y animales]. Así que en teoría, puedes buscar una especie en CITES y luego ir a la lista roja y no encontrarás esta especie, o encontrarás algo que tiene el mismo nombre pero que en realidad no es exactamente lo mismo que la lista de CITES”.

Las Partes en la Convención están considerando la posibilidad de cambiar la Lista de verificación de Howard y Moore de las aves del mundo por la Lista de verificación de BirdLife, que actualmente utiliza la lista roja de la UICN, en espera de un estudio sobre sus consecuencias. Los cambios en las listas de especies de la CITES suelen tardar más tiempo porque tienen consecuencias jurídicamente vinculantes para las plantas y los animales en peligro de extinción.

Zachos explicó que el campo de la taxonomía siempre tendrá fricciones inherentes a la hora de definir las especies porque implica la aplicación de un sistema binario sobre la evolución, que está en constante cambio.

“Este problema no puede ser resuelto”, dijo.

“Tienes una especie o no la tienes, tienes una subespecie o no la tienes. Y se impone este sistema binario discreto en un proceso continuo de evolución. Seguro que hay problemas.

“Es como delinear tu propia familia. Incluirás a tus primos, probablemente a tus primos segundos. Tercero, cuarto, quinto… ¿Dónde trazas la línea? Cualquier línea de este tipo será arbitraria y, en última instancia, una cuestión de gustos.”

Los autores dijeron que el nuevo documento es el primero de una serie de publicaciones que explicarán cómo se gobernaría y gestionaría una lista única y autorizada de las especies del mundo.